Razones para asociarte.

No hay una razón única para asociarte, ni las razones son las mismas para cada uno de nuestros socios. Pero si podemos indicar que las asociaciones son entidades sin ánimo de lucro, que velan por los intereses de los profesionales de nuestro gremio y contribuyen a intentar mejorar nuestras condiciones laborales y fomentan nuestro reconocimiento social.

De manera general podemos darte las siguientes y que tu descubras la tuya.

1.-  Visibilidad y socialización.

Formar parte de una asociación es formar parte de una red: entras en contacto con otros profesionales, con los que compartes muchos puntos en común y, si asistes a los eventos que se van organizando, desvirtualizas a los compañeros y haces vida social. Es una buena ocasión para entablar nuevas amistades.

Ser visible, que tus compañeros te conozcan y sepan a qué te dedicas es una buena vía para iniciar colaboraciones, directamente con compañeros o con clientes.

2.-  Adquisición de conocimientos

Los cursos y las charlas interesantes de las que te damos información o que se organizan desde la propia asociación te ayudan a formarte y reciclarte en temas concretos, pero hay otra gran fuente de aprendizaje que no debe obviarse: los profesionales veteranos y las listas de distribución internas. Con ellos podrás intercambiar información sobre las buenas prácticas, las tarifas, la relación con los clientes, la evolución de la profesión y los mercados.

3.-  Crecimiento y desarrollo profesional

Ampliar miras y ver cómo trabajan otros artesanos es una gran fuente de mejora. El hecho de poder consultarlos y ver cómo han actuado en situaciones semejantes. Te sientes con más fuerza y seguridad para afirmarte y  argumentar tus puntos de vista.

Quizás una de estas tres sea la tuya, o quizás se otra. Tu decides.